Una vez más, la vivienda en el centro | Comunicado conjunto


Una vez más, la vivienda en el centro.
 
Este próximo 3 de Marzo la Plataforma de Afectados por la Hipoteca ha convocado una movilización masiva para impulsar la tramitación de la conocida como Ley de Vivienda de la PAH. Una reforma legislativa de mínimos, que pretende poner el derecho a la vivienda por delante de la especulación y el expolio masivo de las viviendas por parte de los grandes propietarios(bancos y fondos buitres)responsable del surgimiento de una nueva burbuja inmobiliaria de alquilermenos de diez años después de la anterior. El PP y C’s tienen en sus manos en los próximos días permitir o no la tramitación de la #LeyViviendaPAH para poder ser debatida en el congreso.
 
La lucha por la vivienda ha significado durante los últimos años todo un ejemplo de resistencia y solidaridad, paralizando cientos de desahucios, recuperando viviendas y espacios, además de una denuncia constante en la calle de los culpables de esta situaciónAl mismo tiempo, y de forma paralela, desde las Asambleas de Vivienda, las PAH, las Obras Sociales o los Sindicatos de Inquilinase ha constituido toda una red de espacios donde se encuentran nuestras vecinas para defender nuestras viviendas y barrios del constante ataque al que le someten los poderes políticos y económicos.
 
Los datos a los que nos enfrentamos y que de forma directa conocen las asambleas que defienden la vivienda son terribles66.000 desahucios eaño  pasado –una media de más de 185 desahucios cada día o 10 desahucios por día–  una subida de los alquileres 18’4% solo en el periodo 2017 -subida en constante repunte desde hace ya varios años-, y apenas un del  total de la vivienda es pública, innumerables cortes de suministros a familias sin recursos y una reforma de las normas penales en el año 2015 se ha dirigido a agilizar el desalojo de las viviendas ocupadas.Todo esto al mismo tiempo que el desempleo se sitúa en el 18 % (40 % en la población juvenil), con altas tasas de precariedad y sub-empleo y unos sueldos cada vez más bajos
.
Con este panorama el acceso a una vivienda para una cada vez más amplia capa de población: familias con bajos recursos, mujeres con hijos, jóvenes o migrantes, sea cada vez más difícil.
 

El movimiento por la vivienda son continuadores de las luchas vecinales que han enfrentado la cultura de la especulación y el ladrillo, que ve nuestros hogares como simples activos económicos, desde el apoyo mutuo y la solidaridad de clase sin diferencias de procedencia o color.

 

Nosotras también nos reconocemos en esa lucha, entendemos que la Ley de la PAH es el primer paso para frenar la sangría que nos expulsa de nuestros barrios. Creemos que la lucha por la vivienda está ligada a las consecuencias del capitalismo, no sólo a lo que ellos llaman crisis, y debe estar unida a los sindicatos combativos contra la explotación laboral, a la lucha contra los recortes en sanidad o educación y al feminismo que se revuelve contra la ola reaccionaria a lo largo del planeta.
 

La vivienda no es un negocio, sino una necesidad.
Si  no se sientan, nos levantamos.