Sección de CNT en Saindu; presentación e informe

En uno de los anteriores números de nuestra publicación ya nos congratulábamos de la creación de una nueva sección sindical en el seno del Sindicato de Oficios Varios de Villaverde, donde en los últimos años venimos viviendo una especial actividad sindical que se está manifestando en forma de constitución de nuevas secciones sindicales. Organizaciones obreras, que en su mayoría, fueron creadas como respuesta a unas necesidades organizativas o reivindicativas en los centros de trabajo, y que todas han dado sus frutos. La nueva Sección Sindical de CNT en SAINDU, tampoco está exenta de las necesidades anteriormente mencionadas; después de dos años, en los que veníamos viviendo una merma considerable en cuanto a las condiciones laborales, tales como calefacción deficiente, ausencia de agua caliente, congelaciones salariales, retrasos en los pagos, etc., un grupo de trabajadores hemos decidido poner freno a este continuado deterioro de derechos y condiciones laborales.

Es conveniente empezar por el principio de esta historia para comprender mejor como se ha llegado a estos extremos. SAINDU, empresa dedicada a la fabricación de piezas para aeronáutica, cambia de propietarios en 2004 con los consiguientes cambios organizativos que ello conlleva, cambios que posteriormente se convierten en degradación de los derechos de l@s trabajadores/as.

· En Agosto de 2005 se produce un cambio de domicilio del taller, trasladándose desde Pinto a Valdemoro. Este traslado, de por si, ya supone un perjuicio considerable para la el 70 por ciento de l@s trabajadores/as, que tienen que realizar 10 kilómetros mas, en vehículo propio para llegar hasta el nuevo centro de trabajo, sin que la empresa muestre el mas mínimo interés por abonar ningún plus de desplazamiento.

· La nave nueva, que va a ser compartida con otra empresa de los mismos propietarios, está desprovista de medidas higiénicas y sanitarias mínimas, como son la falta de agua caliente, ausencia de urinarios y solo dispone de un único retrete, para satisfacer las necesidades de casi 20 trabajadores. Por cierto, dicho sea de paso, el mencionado retrete, aunque tiene puerta, no incorpora cierre ni pestillo alguno, por lo que la persona que lo utiliza, carece de la mas absoluta intimidad y comodidad para realizar sus necesidades.

· La calefacción también ha sido uno de los problemas mas graves que hemos tenido que soportar. Si bien es verdad, que la nueva nave disponía de sistema de calefacción, no es menos cierto que dicho sistema era deficiente. Durante el pasado invierno tuvimos que soportar, durante buena parte de este periodo, temperaturas que no superaban los 10 grados, cuando la normativa establece como mínimo 17.

· Algunos trabajadores han visto congelado su sueldo durante mas de 3 años, sin que ni siquiera se les incrementara el IPC anual. Los que menos, han tenido algo mas de suerte y se les ha incrementado el sueldo, unos 30 euros en el mismo periodo de tiempo.

· Las fechas de cobro de las nóminas también han sido asignatura pendiente para la empresa. En muchos casos, se han ingresado los salarios los días 6 de cada mes y en algunas ocasiones, del día 7 en adelante.

· En el pasado mes de diciembre, sin previo aviso ni notificación oficial alguna, la empresa decide vender una de las máquinas. Se puede imaginar el grado de estupefacción que se apoderó de los trabajadores, cuando vieron aparecer por la puerta un camión con varios operarios, que decían tener órdenes para llevarse la máquina. Al pedirles algún tipo de explicación a los jefes sobre lo que estaba sucediendo, alegan, que como la otra empresa de la que son propietarios, tiene problemas económicos y están vendiendo las máquinas de aquella, parece ser que no es suficiente para paliar sus deudas y deciden vender también una de nuestras máquinas.

Este último hecho es la gota que colma el vaso, por considerarse indignante a todas luces, para los trabajadores, y constituye el empuje definitivo para formar una Sección Sindical que decida parar la dinámica de agresiones constantes a los derechos de los trabajadores. A los pocos días se le comunica oficialmente a la dirección de la empresa la constitución de la Sección Sindical de la CNT y otros pocos días mas tarde, el delegado de la Sección se dirige a la dirección de la empresa para manifestarles el profundo estado de irritación y malestar que se está apoderando de todos los trabajadores por todo lo que está aconteciendo y entrega un comunicado a la empresa donde se le advierte que si en tres días no reparan la calefacción denunciarán los hechos a la inspección de trabajo y paralizarán la actividad laboral, tal y como recoge la normativa vigente, además de empezar una campaña de acciones para reivindicar el cumplimiento del convenio, desde el primer punto hasta el último.

Justo el día que expiraba el “ultimátum”, acudió al taller el patrón junto con un técnico de reparación de calefacciones y acto seguido llamó a reunión a los miembros de la Sección Sindical. Era la primera reunión de la empresa con los trabajadores, en mas de tres años. La reunión no fue otra cosa que un aviso de una nueva vuelta mas de tuerca en la perdida de condiciones laborales para los trabajadores; pérdidas en forma de instauración de turnos sin remunerar, cambio de horarios, traslado a otros centros de trabajo, nueva congelación salarial, no pagar desplazamiento; en definitiva, que únicamente se comprometían a solucionar el tema de la calefacción y solo de forma temporal, pues alegan, que en breve cambiaremos de nave y no tendría sentido hacer un desembolso económico para arreglar todas las deficiencias que presenta la nave. Ante esta propuesta continuista, que solo ofrece más de lo mismo, los miembros de la Sección tomamos buena nota y después de deliberar en asamblea, emplazamos al patrón de la empresa a una nueva reunión para darle nuestra contestación.

En esta nueva reunión, los miembros de la Sección Sindical, hicimos saber que no aceptábamos ninguna de las condiciones propuestas anteriormente por la empresa; en cambio pasamos a ser nosotros los que propusimos a la empresa un plan extensamente detallado en cuatro folios, en los que se aportaban soluciones tanto para superar la actual crisis del taller como para restablecer y mejorar los derechos y condiciones de los trabajadores. A decir verdad el patrón se mostró receptivo y dialogante, en el que se pudo llegar a ver algún atisbo por solucionar algunos de los problemas. Después de una demostración de sentido común por ambas partes se llegaron a los siguientes acuerdos:

1. Subida salarial para 2008, desde el 10% al 16% por ciento. 2. Subida mínima del IPC para el 2009 en adelante. 3. Equiparación salarial para 2009. 4. Mantenimiento de la calefacción hasta el traslado a la nueva nave. 5. La empresa accede a no establecer turnos de trabajo ni cambiar el horario. 6. La empresa accede a no trasladar a los trabajadores a otros centros de trabajo. 7. Celebración de reuniones trimestrales de la Sección Sindical con la dirección de la empresa. 8. La empresa se compromete a estudiar fórmulas que permitan realizar la adquisición de una máquina para reponer la que se vendió. 9. La Sección Sindical se compromete a no emprender acciones para reivindicar la mejora de las infraestructuras, dado que supondrían un gran esfuerzo económico para la empresa y que en cuestión de un par de meses, trasladaría el taller a una nueva nave perfectamente equipada.

Actualmente se están cumpliendo los puntos 1, 4, 5, 6, 7, 8 y 9 y estamos en espera de unos trámites burocráticos que nos permitan mudarnos a la nave nueva, que dicho sea de paso, la dirección de la empresa, nos pidió nuestro parecer respecto a todos los acondicionamientos, infraestructuras y dotaciones que incorporaría, e incluso a participar en su diseño y organización. Por lo tanto no queda otra que felicitarnos todos por los acuerdos conseguidos, esperando poder seguir por el camino, ya iniciado, que también nos permita salir del bache coyuntural en el que nos encontramos.

¡ Por las Secciones Sindicales! SECCIÓN SINDICAL DE CNT EN SAINDU.