RAGA despide a 21 trabajadores pese al nulo del ERE de Madrid Río

>> La empresa de jardinería RAGA atenta una vez más contra los trabajadores y despide a 21 personas que habían sido readmitidas tras la nulidad del ERE de Madrid Río.

madririomani>> CNT, CGT y UGT hacemos un llamamiento al Ayuntamiento de Madrid para que exija el cumplimiento del objeto del contrato y la eficacia del servicio público que prestamos los trabajadores.

El pasado 25 de septiembre RAGA despidió a 21 trabajadores y trabajadoras de aquellos que fueron afectados por el despido colectivo llevado a cabo en el parque Madrid Río y que habían sido readmitidos y trasladados de parque tras declararse nulo el ERE en julio.

La empresa alega ahora causas objetivas para estos nuevos despidos de la contrata UTE Parques Singulares (Grupo Raga S.A.,Nitlux S.A.), incumpliendo así la anterior sentencia del Tribunal Superior de Justicia. Estos nuevos despidos “objetivos” no son más que una estrategia para poder deshacerse de trabajadores y trabajadoras de forma paulatina y evitar así iniciar un nuevo despido colectivo. A estas extinciones deben sumarse aquellas que se han tratado de encubrir como despidos disciplinarios para que no puedan computarse para un despido colectivo.

Debemos recordar que la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, dictada con motivo del despido colectivo que afectó a los trabajadores y trabajadoras del parque Madrid Río, declaró la nulidad de la decisión extintiva, lo que significa que los despidos llevados a cabo son nulos y la consecuencia inmediata es que los trabajadores/as despedidos debían ser readmitidos y reincorporados en su puesto de trabajo en las mismas condiciones que tenían antes de producirse el despido, debiendo la empresa abonar los salarios dejados de percibir desde el despido hasta la efectiva reincorporación.

La empresa readmitió el 1 de agosto a los trabajadores despedidos pero procedió a trasladar a muchos de ellos al parque Juan Carlos I, reconociendo por escrito que la UTE era un único centro de trabajo, lo que contraviene toda su justificación para presentar un procedimiento de despido colectivo que afecte sólo a los trabajadores del parque Madrid Río.

La empresa no acepta además ninguna salida pacífica del conflicto para los trabajadores despedidos, tampoco la reincorporación de los mismos, y está llevando a cabo todo tipo de medidas represoras que instalan el miedo y el desasosiego en la plantilla. Asimismo, ha recurrido la sentencia del TSJ por lo que estamos esperando la resolución definitiva que tendrá que dictar el Tribunal Supremo.

Esta actitud no es nueva en la empresa: ya despidió por causas objetivas a muchos trabajadores/as de los parques de los que se hizo cargo a primeros del año 2014, pese a nuestra oposición, y resulta significativo que habiendo llevado a cabo tales despidos previos, en el mes de agosto reubicase a los readmitidos del Madrid Río en otros parques que no son sus puestos de trabajo, haciéndolo precisamente para volver a alegar “causas objetivas”.

La situación económica de la UTE es la excusa para seguir sin cumplir el Acuerdo Madrid con los trabajadores del parque Juan Pablo II, acuerdo que según la sentencia se les tiene que aplicar y cuyo incumplimiento supone una discriminación en toda regla con el resto de la plantilla de Parques Singulares.

La situación económica de la UTE es responsabilidad única y exclusiva de los responsables de la UTE, que fueron los que licitaron en el correspondiente concurso para hacerse con el contrato administrativo a toda costa. Si la empresa no es capaz de prestar el servicio público para el que licitó, no es problema de los trabajadores ni trabajadoras, y al igual que se ha impugnado el despido colectivo del parque Madrid Río, declarado nulo, nos oponemos totalmente a estos nuevos despidos e incumplimientos de sentencias por el supuesto sobredimensionamiento de la plantilla de los trabajadores/as que prestamos servicios en el Lote 2 de Parques y Viveros Municipales.

Por parte de los sindicatos CNT, CGT y UGT se hace un llamamiento al Ayuntamiento de Madrid, responsable último del buen estado de los parques y zonas verdes de la ciudad, para que se implique más en este asunto y exija el cumplimiento del objeto del contrato y la eficacia del servicio público que prestamos los trabajadores.