¿Por qué afiliarse a la CNT?

La Confederación Nacional del Trabajo es un sindicato de clase formado por trabajadoras y trabajadores, como tú y como yo. Sin embargo, algo que nos define y que nos diferencia de otras organizaciones es que aquí no somos representados por nadie ni delegamos en ninguna autoridad. Nosotras nos lo guisamos, nosotras nos lo comemos.
Los acuerdos sobre los que nos constituimos son formulados y concretados, mediante consenso, por aquellos que conformamos el sindicato a través de las asambleas. Nuestros fines son los mismos que los medios que empleamos: transformar la sociedad mediante el apoyo mutuo de los trabajadores y trabajadoras. Del mismo modo, el modo en el que nos organizamos y relacionamos a nivel interno es el mismo que el mundo al que aspiramos, construido sobre las bases de la solidaridad, la acción directa sin intermediarios, la responsabilidad y la participación activa. Por lo que si a lo que aspiras es a pagar una cuota mensual, olvidarte y que cuando tengas algún problema delegar en otra persona, o grupo de personas, que tome las decisiones por ti, tal vez este no sea tu sitio.
En la CNT nadie tiene sueldo, no recibimos subvenciones, ni tenemos liberados. Nos ganamos la vida en el hostil mercado capitalista laboral y mantenemos el sindicato con las aportaciones de toda la afiliación.
“Suena bien. Sin embargo… yo no soy anarquista”. No es problema para pertenecer a la CNT. En el sindicato todas las personas son bien recibidas siempre que cumplan la base de la que nos sustentamos: horizontalidad, respeto, solidaridad y acción directa. Los compañeros y compañeras que formamos el sindicato siempre estamos abiertas a otras ideas y podrás formularlas sin sentirte cohibida y sin que nadie trate de censurarte.
Si estás de acuerdo con lo descrito anteriormente, probablemente la CNT sea tu sindicato. Y nosotros necesitamos a gente como tú para poder seguir organizándonos.
¡Salud compañera/o! ¡Te esperamos!