Por la lucha feminista, por la mujer. Todos los días son 8 de marzo

A las mujeres se nos borra del pasado y del presente, pero hoy nos afirmamos. Hoy, como todos los días del año, nos reivindicamos como sujetos en lucha conscientes de que el miedo se ha transformado en furia y que nuestra lucha es única, transversal, central, necesaria y revolucionaria. Y queremos hacerlo en unidad, en colectivo. Hoy, como cualquier día del año, nos afirmamos y reivindicamos como sujeto y colectivo en lucha. Asumimos nuestro poder y hacemos de la sororidad nuestra arma de defensa, pero también de ataque.

En este texto hacemos referencia al pasado pero con la vista puesta en el presente y en el futuro. Somos herederas de todas las mujeres que siglo a siglo han luchado por la dignidad de todas, por el futuro de todas, y no podemos por tanto dejar de saber de dónde venimos para tener claro hacia dónde vamos. Lucha a lucha, victoria a victoria.

Una referencia histórica

La historia es difusa en cuanto a la celebración del 8 de marzo: es sabido por diversas versiones que, dicho día en la Nueva York de 1857, nuestras hermanas murieron presas de las llamas debido al único ejercicio que aterra al patrón y al heteropatriarcado: protestar por nuestra libertad, por el derecho a unas condiciones laborales decentes. Aquel triste día murieron 129 de las nuestras. Nos quisieron y nos quieren sumisas; temen nuestro grito de rebeldía.

Otra versión nos sitúa en la misma ciudad estadounidense, esta vez en 1908 o 1909, en una fecha que también se ha distorsionado con el tiempo, pero que recaería en el tercer mes del calendario.

Uno de los sucesos más simbólicos se da, el 25 de marzo de 1911, después de las continuas movilizaciones y de la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas de Copenhague (1910), que llevó al amotinamiento de las empleadas en huelga en la fábrica Triangle Shirtwaist de la ciudad neoyorkina donde trabajaban. 149 mujeres, en su mayoría migrantes y pobres, con unas condiciones deplorables de trabajo, murieron calcinadas por culpa de una “colilla o por el motor de una máquina de coser” -según las informaciones del ‘New York Times’ de la época- y con todas las salidas bloqueadas “para evitar robos de materiales”.

Por último, el 8 de marzo de 1917, esta vez en Rusia, y como consecuencia de la escasez de víveres y alimentos, las mujeres formaron parte de un amotinamiento que sirvió de coyuntura, junto a otros sucesos importantes, para lo que sería la Revolución Rusa.

8M, Día Internacional de la Mujer

Sí, es 8 de marzo. Sí, es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. No obstante, la mayoría de aquellos acontecimientos que marcaron un antes y un después en nuestra lucha no son específicamente del 8M. Ocurrieron en febrero y a finales de marzo, pero ocurren todos los días de nuestras vidas. Cuando a las mujeres nos niegan derechos laborales y percibimos una salario más bajo que nuestros compañeros a final de mes, cuando nos niegan los puestos de responsabilidad, cuando nos confinan a los trabajos del hogar, cuando no se tiene en cuenta nuestra capacidad y valía, cuando se ríen de nuestras facultades… Todos los días, en todas las partes del mundo, a las mujeres nos insultan, nos segregan, nos humillan, nos amputan con la ablación. Nos matan. Nos matan por ser mujeres. Nos matan por ser esclavas del patriarcado. Aún nos tienen miedo.

Todos los días son nuestros días. Queremos gritar con todas vosotras todas nuestras consignas. Y no, no queremos que nadie nos felicite el día; no queremos que nadie nos adule por ser ‘mujeres’; no queremos palabras bonitas ni queremos lisonjas. Sabemos que mañana, tú o yo, compañera, seremos nuevamente supervivientes, supervivientes de maltratos, de vejaciones, de abuso laboral, de micromachismos, de feminicidios… En definitiva, supervivientes de la opresión.

Por eso, desde el feminismo y el anarcosindicalismo, CNT Comarcal Sur-Villaverde, junto a la interseccionalidad y la transversalidad de nuestros movimientos, estamos, no sólo en el 8 de marzo, si no todos los días en lucha. Por ende, y a modo de reivindicación, todos los días 8 del año 2017 dedicaremos un comunicado a la lucha feminista, a la sororidad y a la mujer.

 

¡Ninguna agresión sin respuesta! ¡Ningún agresor sin castigo!
¡Y si nuestras vidas no valen, que produzcan sin nosotras!

 

CNT Federación Comarcal Sur