Continuan las reivindicaciones de la Sección Sindical en Garaje Riazor

Sección Sindical Garaje Riazor – CNT Villaverde

Nuestro compañero Antonio se vio obligado a tomar medidas contra la explotación que el mercado laboral (en el cual, según la lógica implacable del capital solo somos mercancías) ejerce sobre prácticamente cada trabajador/a. Antonio, empleado del Garaje Riazor de Fuenlabrada (Madrid) trabajaba 48 horas semanales incluyendo sábados, domingos y festivos por poco más de 750 euros. En realidad, en su contrato ya estaba establecido que su jornada laboral era de 40 horas semanales de lunes a viernes. Tras la constitución de una Sección Sindical de CNT en dicha empresa, el compañero consiguió, gracias a sus esfuerzos y su lucha dicho horario, aunque con un salario de menos de 600 euros. A todo esto se suman las pésimas condiciones de su puesto de trabajo, en el que sufre elevadas temperaturas sin medios adecuados de ventilación y en el que, por no tener, no tiene casi respaldo en su silla.

La reacción en la comunidad de vecin@s dueñ@s de las plazas del garaje ante la constitución de la Sección Sindical ha sido la que tod@s en esta organización conocemos. Desde decir que en el garaje no se permiten sindicatos hasta realizar la junta de vecin@s una votación por el despido de Antonio, en la que solo votó en contra su hermano, propietario de una plaza en el garaje. El tablón de anuncios para la Sección Sindical fue arrancado y tirado a la basura. Lo peor es que comenzaron una serie de lamentables amenazas,injurias y falsas acusaciones (llegaron a amenazar a su hermano por teléfono) que han llevado a nuestro compañero a una situación de baja por acoso laboral.

Se realizó la correspondiente denuncia ante la Inspección de Trabajo de todas estas situaciones. Ante la falta de respuesta de esta institución, el compañero y el Grupo de Acción Sindical del SOV de Villaverde se personaron ante el correspondiente inspector, que nos trató como si quisiera quitarse un “marrón” de encima, sin hacer caso a nuestras reclamaciones. Quedó claro lo inútiles que pueden llegar a ser las instituciones del Estado. La primera denuncia se hizo el 1 de Junio de este año y aun no hay respuesta. Acompañadas todas estás actuaciones de la propaganda correspondiente repartida por el barrio, como las respuesta solidaria del conjunto de la Confederación con el envío de faxes exigiendo el cumplimiento de las reivindicaciones de la Sección Sincical, el cese del acoso y amenazas y el reconocimiento a todos los efectos de la misma.

Por si fuera poco la comunidad cambió de administrador y la nueva gestoría que se encarga de estos menesteres no le comunicó a Antonio su dirección como se debe de hacer (por correo) sino que lo hizo por teléfono, dándole mal su dirección, a la que él debe remitir sus partes de baja, de modo que Correos se los devolvía al compañero. Fue necesario enviar varios faxes y comunicarse telefónicamente con este grupo de agud@s universitari@s para que Antonio recibiera por escrito la dirección a la que debía remitir los partes.

Ni que decir tiene que ni el compañero ni el Grupo de Acción Sindical de Villaverde, ni el conjunto de la Confederación cejaremos en nuestro empeño hasta que se cumpla la tabla reivindicativa.