Abolición de la propiedad privada y autogestión de los bienes de uso y producción

Vivimos en una sociedad donde las personas no tienen aseguradas las necesidades básicas.

El derecho a disfrutar de ellas nos ha sido arrebatado. Ningún gobierno puede proporcionar vivienda digna para todos, sencillamente porque la santa constitución garantiza el derecho a la propiedad privada de unos pocos, supeditando el derecho a un lugar donde vivir de la mayoría. El derecho lo han convertido en privilegio. Todos aquellos que viven del esfuerzo del pueblo han hecho de ello un negocio: el gobierno y toda la clase política, el capital y sus negocios con el ladrillo, sin olvidar a banqueros, inmobiliarias y otras clases de intermediarios.

Entre todos nos chupan la sangre, nos mantienen esclavos. Un trabajador medio gasta el cincuenta por ciento de su salario en el pago de la vivienda, ya sea en alquiler o la hipoteca el más “afortunado”. Así los jóvenes no pueden emanciparse de la arcaica institución familiar y los migrantes se ven obligados a hacinarse en unos pocos metros cuadrados.¿Cómo consiguen esto con el beneplácito de la ley? Gracias a la propiedad privada, que es una invención de los poderosos para acaparar las materias y riquezas, producidas por nosotros, trabajadores y trabajadoras, fomentada por el estado y sus leyes. La propiedad privada es el robo. Por ello en CNT estamos por su abolición. Pensamos que toda persona que haga su aportación a la sociedad en forma de trabajo productivo para la misma debe tener al menos sus necesidades básicas cubiertas.

Entre ellas la vivienda. Todos y todas tendríamos derecho a una vivienda en usufructo. No más privilegios ni negocios con nuestros derechos .Para cambiar esta situación no nos dejamos ilusionar por el canto de sirenas de la oratoria del político de turno o el sindicalista profesional o subvencionado, ya que éstos son producto del mismo sistema que nos somete. A esta fuerza que nos oprime (capital-estado) debemos oponer la fuerza de la organización obrera horizontal y autogestionada. Como anarcosindicalistas sabemos cuáles son nuestras herramientas para luchar por la vivienda: la okupación, el boicot, la huelga de inquilinos, etc., pero sobre todo tenemos siempre presente cuáles son nuestros objetivos:

Vivimos en una sociedad donde las personas no tienen aseguradas las

necesidades básicas. El derecho a disfrutar de ellas nos ha sido arrebatado.

Ningún gobierno puede proporcionar vivienda digna para todos,

sencillamente porque la santa constitución garantiza el derecho a la

propiedad privada de unos pocos, supeditando el derecho a un lugar donde

vivir de la mayoría. El derecho lo han convertido en privilegio. Todos aquellos

que viven del esfuerzo del pueblo han hecho de ello un negocio: el gobierno

y toda la clase política, el capital y sus negocios con el ladrillo, sin olvidar a

banqueros, inmobiliarias y otras clases de intermediarios. Entre todos nos

chupan la sangre, nos mantienen esclavos. Un trabajador medio gasta el

cincuenta por ciento de su salario en el pago de la vivienda, ya sea en

alquiler o la hipoteca el más “afortunado”. Así los jóvenes no pueden

emanciparse de la arcaica institución familiar y los migrantes se ven

obligados a hacinarse en unos pocos metros cuadrados.¿Cómo consiguen

esto con el beneplácito de la ley? Gracias a la propiedad privada, que es una

invención de los poderosos para acaparar las materias y riquezas, producidas

por nosotros, trabajadores y trabajadoras, fomentada por el estado y sus

leyes. La propiedad privada es el robo.

Por ello en CNT estamos por su abolición. Pensamos que toda persona que

haga su aportación a la sociedad en forma de trabajo productivo para la

misma debe tener al menos sus necesidades básicas cubiertas. Entre ellas la

vivienda. Todos y todas tendríamos derecho a una vivienda en usufructo. No

más privilegios ni negocios con nuestros derechos .Para cambiar esta

situación no nos dejamos ilusionar por el canto de sirenas de la oratoria del

político de turno o el sindicalista profesional o subvencionado, ya que éstos

son producto del mismo sistema que nos somete. A esta fuerza que nos

oprime (capital-estado) debemos oponer la fuerza de la organización obrera

horizontal y autogestionada. Como anarcosindicalistas sabemos cuáles son

nuestras herramientas para luchar por la vivienda: la okupación, el boicot, la

huelga de inquilinos, etc., pero sobre todo tenemos siempre presente cuáles

son nuestros objetivos:

ABOLICIÓN DE LA PROPIEDAD PRIVADA Y AUTOGESTIÓN DE LOS

BIENES DE USO Y PRODUCCIÓN.

CNT-AIT Villaverde Alto

Fed. Comarcal Sur de Madrid

PºAlberto Palacios nº2 Villaverde (Madrid)

Tlf: 91 797 04 24 fcsvillaverdealto@cnt.es

www.cnt.es

Vivimos en una sociedad donde las personas no tienen aseguradas las

necesidades básicas. El derecho a disfrutar de ellas nos ha sido arrebatado.

Ningún gobierno puede proporcionar vivienda digna para todos,

sencillamente porque la santa constitución garantiza el derecho a la

propiedad privada de unos pocos, supeditando el derecho a un lugar donde

vivir de la mayoría. El derecho lo han convertido en privilegio. Todos aquellos

que viven del esfuerzo del pueblo han hecho de ello un negocio: el gobierno

y toda la clase política, el capital y sus negocios con el ladrillo, sin olvidar a

banqueros, inmobiliarias y otras clases de intermediarios. Entre todos nos

chupan la sangre, nos mantienen esclavos. Un trabajador medio gasta el

cincuenta por ciento de su salario en el pago de la vivienda, ya sea en

alquiler o la hipoteca el más “afortunado”. Así los jóvenes no pueden

emanciparse de la arcaica institución familiar y los migrantes se ven

obligados a hacinarse en unos pocos metros cuadrados.¿Cómo consiguen

esto con el beneplácito de la ley? Gracias a la propiedad privada, que es una

invención de los poderosos para acaparar las materias y riquezas, producidas

por nosotros, trabajadores y trabajadoras, fomentada por el estado y sus

leyes. La propiedad privada es el robo.

Por ello en CNT estamos por su abolición. Pensamos que toda persona que

haga su aportación a la sociedad en forma de trabajo productivo para la

misma debe tener al menos sus necesidades básicas cubiertas. Entre ellas la

vivienda. Todos y todas tendríamos derecho a una vivienda en usufructo. No

más privilegios ni negocios con nuestros derechos. Para cambiar esta

situación no nos dejamos ilusionar por el canto de sirenas de la oratoria del

político de turno o el sindicalista profesional o subvencionado, ya que éstos

son producto del mismo sistema que nos somete. A esta fuerza que nos

oprime (capital-estado) debemos oponer la fuerza de la organización obrera

horizontal y autogestionada. Como anarcosindicalistas sabemos cuáles son

nuestras herramientas para luchar por la vivienda: la okupación, el boicot, la

huelga de inquilinos, etc., pero sobre todo tenemos siempre presente cuáles

son nuestros objetivos:

ABOLICIÓN DE LA PROPIEDAD PRIVADA Y AUTOGESTIÓN DE LOS

BIENES DE USO Y PRODUCCIÓN.

CNT-AIT Villaverde Alto

Fed. Comarcal Sur de Madrid

PºAlberto Palacios nº2 Villaverde (Madrid)

Tlf: 91 797 04 24 fcsvillaverdealto@cnt.es

www.cnt.es